ANADig: diciembre 2010

viernes, 31 de diciembre de 2010

FELIZ 2011 - TELAM - 65 AÑOS 65 FOTOS

Reviví las mejores frases del 2010

"Acá tenemos un vicepresidente okupa. Pero somos tan respetuosos de la ley que nadie le va a pedir la renuncia, que termine su mandato", dijo la Presidenta, tras la aprobación por parte del Senado del 82 % móvil, gracias al desempate del vicepresidente Julio Cobos. 

"Mirtha Legrand es ignorante y pobre de espíritu" y "Susana Giménez caga por la boca",expresó el actor Federico Luppi y despertó la polémica en el mundo del espectáculo. 

"Boca es como tener sexo con la ventana abierta", concluyó Claudio Borghi, durante su última conferencia de prensa antes de dejar de ser el director técnico de Boca Juniors. 

"Le pido a la presidenta trabajar juntos en esto, que dejemos de lado las mezquindades, frente a una inmigración descontrolada y el avance de la delincuencia y el narcotráfico", declaró Mauricio Macri, en conferencia de prensa, durante la toma del Parque Indoamericano. 

"Si Batista se viste de Piñón Fijo, por ahí lo hace más feliz a Messi", señaló Diego Maradona, tras la asunción de su reemplazante en la Selección argentina. 

"Yo salgo de aquí como presidente o como cadáver", expresó el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, durante el intento de golpe de Estado a Ecuador. 

"El patriotismo es legítimo en el norte del mundo y en el sur se convierte en populismo o, peor todavía, terrorismo",sostuvo el escritor uruguayo, Eduardo Galeano, en una entrevista que concedió al diario El País de España. 

"La ingesta de cerdo mejora la actividad sexual. No es un dato menor, además yo estimo que es mucho más gratificante comerse un cerdito a la parrilla que tomar viagra", expresó Cristina Fernández, durante un acto en el que anunció un acuerdo para impulsar la producción de carne porcina. 

"No tengan miedo de hablar de represión, que no es matar a nadie, sino vivir en un país donde el Estado tiene funciones indelegables", dijo Eduardo Duhalde, al lanzar su candidatura presidencial, en referencia a los incidentes de Villa Soldati. 

"Una dirigente que en algún momento brilló, a la que el grado de desquicio que tiene a la hora de presentar políticas la exhibe como una mujer sin sensatez y sin seriedad", sostuvo Aníbal Fernández sobre Elisa Carrió. 

"Los homosexuales deberían simplemente abstenerse de toda actividad sexual", declaró el titular de la FIFA, Joseph Blatter, en referencia al mundial de Qatar 2022, país donde la homosexualidad está prohibida. 

"¿Piratas for ever?", sostuvo Cristina Fernández, desde su cuenta de Twitter, al criticar el anuncio británico sobre ejercicios militares en las islas Malvinas. 

"Por fin tenemos un gobierno con los cojones para enfrentar a todas las corporaciones al mismo tiempo", señaló el Indio Solari, durante una entrevista en "¿Cuál es?", el programa de radio de Mario Pergolini. 

"Nadie anda con un peronómetro en la mano", dijo el ex presidente Néstor Kirchner, en su rol de titular del PJ, con el objetivo de llamar a la unidad partidaria, durante los festejos del aniversario del nacimiento de Juan Domingo Perón. 

"Mi impresión es que el Tea Party, un invento de una clase media acomodada, no durará. Creo que Obama volverá a ser reelegido", lanzó el escritor estadounidense, Paul Auster, durante una entrevista por el lanzamiento de su nueva novela "Sunset Park". 

"Estamos abriendo la puerta al comercio ilegal de óvulos, espermas y de vientres", sostuvo la senadora Liliana Negre de Alonso, al oponerse a la sanción de la ley de Matrimonio Igualitario. 

"Nuestros enemigos fueron los terroristas marxistas, nunca perseguimos a nadie por sus ideas", sostuvo el represor Luciano Benjamín Menéndez, durante el juicio por el asesinato de 31 presos políticos en Córdoba. 

"Maradona aceptó dirigir a Argentina porque necesitaba empleo y dinero. Vi que Argentina clasificó con dificultad. Pero la culpa no es de Maradona, es de quien lo puso en el cargo", sostuvo Pelé, durante el mundial de Sudáfrica. 

"Estamos bien en el refugio, los 33", decía el mensaje con el que los mineros chilenos dieron señales de vida, tras 17 días de angustia. 

"Yo no quiero piqueteros en las escuelas. Quiero ingenieros, arquitectos, pintores, poetas", expresó el ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, durante el conflicto de las tomas en colegios porteños. 

"Siempre me llaman después de Hiroshima....", sostuvo Ángel Cappa, días antes de ser asumir como el técnico de Gimnasia y esgrima de La Plata. 

"Yo nunca prometí falsamente que dos años no iba a robar y después seguía robando", le dijo el diputado Carlos Kunkel a su par Graciela Camaño, antes de recibir la polémica cachetada. 

"Yo por desgracia no he participado nunca en mi vida en ninguna fiesta salvaje, quizá son interesantes pero nunca he tenido la oportunidad de asistir a uno", respondió Silvio Berlusconi, antre una filtración de WikiLeaks, donde se lo acusaba de participar de "fiestas salvajes". 

"La asignación universal por hijo se va en droga y juego", sostuvo el senador radical, Ernesto Sanz, al hacer referencia a las políticas sociales del Gobierno Nacional, durante una visita a Santa Fe. 

"Este San Lorenzo no es una Ferrari, es un Falcon familiar", destacó Ramón Díaz, al inicio del Torneo Apertura. 

"Es entendible que diga lo que dice. Tiene menos calle que Venecia", sostuvo Aníbal Fernández sobre Mauricio Macri. 

"La pareja de homosexuales, si adoptan un chico, un varón, como tienen inclinaciones homosexuales, ¿no podría producirse una violación?", le preguntó Mirtha Legrand al diseñador Roberto Piazza cuando lo tuvo como invitado en su mesa en el contexto del debate por el matrimonio igualitario. 

"Ha muerto un justo, ha muerto un valiente, uno de los más grandes entre nosotros", declaró el mandatario venezolano Hugo Chávez, al arribar a Argentina para participar del funeral del ex presidente Néstor Kirchner. 

"Me gustan las mujeres. Estoy saliendo con Verónica. No empecemos porque después van a decir que quiebro la muñeca y no es así", dijo Diego Maradona, durante el mundial, al responder a una pregunta sobre si sus jugadores rendían mejor por el cariño que él les profesaba. 

"Los enemigos de ayer están en el poder y desde él intentan establecer un régimen marxista, a la manera de Gramsci, que puede estar satisfecho de sus alumnos", dijo el dictador Jorge Rafael Videla, en alegato, durante el juicio por Crímenes de Lesa Humanidad, que se llevó a cabo en Córdoba. 

"Cuanto más secreta o injusta es una organización, más miedo y paranoia inducen las filtraciones en su liderazgo",declaró Julian Assange, el titular del sitio WikiLeaks, que filtró 250.000 documentos secretos del Departamento de Estado de EE.UU. 

"Después de la muerte de mi viejo, nunca tuve un día tan triste", expresó el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, tras el fallecimiento de Néstor Kirchner. 

"Lo que están consiguiendo es que después de esto haya que hacerle un monumento a Magnetto", expresó Elisa Carrió, luego de que Cristina Fernández de Kirchner presentase el informe judicial sobre Papel Prensa. 

"Tengo tres hijos: dos varones y una mujer. Uno de mis hijos varones es gay, un ser humano que yo considero que tiene igualdad de derechos y de sentimientos que el resto de mis hijos", sostuvo el diputado socialista, Ricardo Cuccovillo, durante el debate por la sanción del Matrimonio Igualitario. 

"En el mundo actual, se está invirtiendo cinco veces más en medicamentos para la virilidad masculina y silicona para mujeres, que en la cura del Alzheimer. De aquí a algunos años, tendremos viejas de tetas grandes y viejos con pene duro, pero ninguno de ellos se acordará para que sirven", sostuvo el oncólogo brasileño, Drauzio Varella, ganador del Premio Nobel de Medicina. 

"Néstor se partió el corazón por las madres y las abuelas de Plaza de Mayo. Gracias Néstor Kirchner, ¡Viva Néstor Kirchner para siempre!. El luchó por la independencia latinoamericana, por la independencia económica, que es la que nos tiene agarrada de los huevos", expresó Andrés Calamaro, tras el deceso del ex presidente. 

"El pollo que comemos está cargado de hormonas femeninas. Por eso, cuando los hombres comen esos pollos, tienen desviaciones en su ser como hombres", dijo el presidente de Bolivia, Evo Morales, durante la I Conferencia Mundial de Pueblos sobre el Cambio Climático y la Madre Tierra.

2011: el kirchnerismo que se va, el que viene, por José Cornejo

Desde Bahía Blanca, Buenos Aires (Agencia Paco Urondo) La presidencia de Néstor Kirchner en 2003 representó una alianza de clases diferente a la de Cristina Fernández en 2007. Y a su vez, otra configuración asoma detrás de esa misma Cristina en octubre de este año. Cuando se dice “construir la victoria de 2011, ¿qué victoria se está construyendo?
Todo comenzó un caluroso 20 de diciembre de 2001. El presidente Fernando De la Rúa abandonaba Casa Rosada luego de desatar un vendaval de represión y muerte. Paradojas de la historia, un helicóptero había sido usado por la Junta Militar para secuestrar a la presidenta Estela Martínez de Perón e iniciar la larga noche neoliberal. 25 años después, otro helicóptero marcaba el desplome de ese mismo modelo. El neoliberalismo llegó a sangre y fuego y se retiró ídem.
¿Qué ocurrió uno y otro helicóptero? Una alianza del capital concentrado nacional con sus pares trasnacionales había literalmente saqueado el país. Sometida la clase política y pulverizado el campo popular, la Argentina de las vísperas de 2002 mostraba indicadores sociales propios de un país en guerra. Hasta mediados de los 70, Argentina había sido un país rico, industrial, superior en calidad de vida y equidad social a muchas naciones europeas mediterráneas y orgullo de América Latina. Sin embargo, dos décadas de genocidio político, industrial y social la dejaron al borde de la extinción. Fue cuando el botín se acabó. Y con ello, la alianza entre los grandes capitales nacionales y trasnacionales, pues ya no alcanzaba para todos.
Dos opciones le habían tocado a De la Rúa. Una, dolarizar la economía, privilegiando a las empresas trasnacionales con ingresos atados al mercado interno pero que luego fugaban del país (es decir, las privatizadas y sus socios, los bancos). O bien, devaluar y beneficiar a los capitales locales que vendían al exterior y pagaban salarios en pesos (o sea, el campo y ciertos sectores de punta industrial como Techint o las automotrices). La historia es conocida, no eligió ninguna y el país se le vino encima.
2002 se inicia con la presidencia del ex senador Eduardo Duhalde. Este sí eligió. Estableció una devaluación asimétrica, feroz, que fortalecía rápidamente a los capitales concentrados nacionales pero hundía al 60% de los argentinos en la miseria y gatillaba el índice de mortalidad infantil. Este modelo, tan antipopular como el anterior, tampoco estaba llamado a perdurar. La continuidad de la protesta social y su respuesta represiva jaquearon constantemente el frágil y dudosamente legítimo gobierno de turno. Los aberrantes homicidios de Kostecki y Santillán sellaron la suerte de Duhalde.
En las elecciones de 2003, el capital trasnacional concentrado ya tenía su candidato: Carlos Saúl Menem, neoliberalismo garantizado con perfume de peronismo. Por su parte, Duhalde estaba desesperado, se le caían los candidatos. Su mejor opción, él mismo, era invotable. El gobernador cordobés De la Sota tenía imagen negativa y era de poco fiar. El santafesino Reutemann se le asustó antes de arrancar. “Y bueno - dijo - que sea el pingüino. Es lo que hay, y si ganamos, lo controlo fácil.”
Llegamos por fin a Néstor Kirchner. Ganó de carambola pero ganó. De movida, se abocó a reconstruir el Estado, reformar la Corte Suprema y recomponer la relación de la sociedad con sus representantes. Todo muy institucional y reivindicable para los grandes medios (excepto La Nación, que con lucidez, ya desconfiaba). En 2005 se le para de manos a Duhalde, lo aplasta en las elecciones y encuadra al poderosísimo PJ bonaerense. Dos años después, su mujer, Cristina Fernández arrasa en las urnas y asume la presidencia de la Nación. ¿Qué pasó en esa primera presidencia de Néstor Kirchner? Néstor toma el poder como expresión de una fracción del capital concentrado y reconstruye una alianza con el campo popular. Alianza que Duhalde no tenía ni le interesaba. La Cristina victoriosa de octubre de 2007 expresaba al capital devaluador de 2002, es cierto, pero también a las fracciones del campo popular reconstruidas: los movimientos sociales, los organismos de Derechos Humanos, la CGT (cada vez más), la CTA (cada vez menos) y el encuadrado y siempre sinuoso PJ.
Resumiendo, hay un Néstor Primero prohijado por el capital triunfante de 2002. Luego, hay un Néstor y Cristina Segundos que en las elecciones de 2007 expresan la alianza tan típicamente peronista: capital concentrado – clase obrera. Todo muy lindo y ordenadito. Pero resulta que en 2008, a tres meses de asumir, la flamante presidenta se le ocurre que los devaluadores, en su versión agropecuaria, ya habían ganado mucho y les tocaba repartir un poco. ¡Que afrenta! La Sociedad Rural y sus socios menores entendieron que la vaca se les quería volver toro y ellos no lo iban a permitir. “El capital manda, la clase política obedece”, razonaron.
¡Qué año 2008! Un sector importante de los devaluadores, el capital agropecuario, no solo abandona el barco sino que arma otro y se viene al humo. Para peor, el multimedios Clarín, uno de los tres mayores de habla hispana y también integrante del bando devaluador, deduce que si no frenaban a “los Kirchner” ahora, estos iban a instaurar una autocracia fundamentalista. Quedará para otra editorial un debate sobre la política de comunicación del gobierno. Tomado por sorpresa y atacado por dos (ex) aliados tácticos, el kirchnerismo tambaleó. El 25 de marzo de 2008, un puñado de militantes defendieron la Plaza de Mayo de miles de vecinos de los barrios acomodados de la ciudad. La debacle rozó al kirchnerismo.
Como corolario de esa crisis, el kirchnerismo se hizo más plebeyo. La composición de clases que lo integran se popularizó. No por haberse ganado nuevos sectores populares sino por haber perdido actores oligárquicos. Esta debilidad, además de algunos pasos en falso tales como las candidaturas testimoniales y los desplantes de algunos intendentes como Bruera o Massa, marcaron la derrota electoral bonaerense de 2009.
24 horas después de la derrota, Néstor Kirchner ya estaba pensando cómo recuperar la iniciativa. La novedad residió en que esa iniciativa NO estaba direccionada a reconstruir una alianza con los sectores oligárquicos, sino a fortalecer al campo popular. Surge así, a fines de 2009, el acierto mayor de toda la gestión K: la Asignación Universal por Hijo. Esta medida junto a otras de igual tenor social (las cooperativas, por ejemplo), fortalecerán los lazos entre Néstor y Cristina y su base plebeya. El impacto político fue tan exitoso que, diez meses después, el actor destacado de la movilización fúnebre serán las barriadas y los trabajadores, es su versión joven y femenina.
¿Qué Cristina ganará? Una Cristina Tercera, mucho más jacobina que las versiones anteriores debido a su nuevo componente de clase. Y entonces, tal como dijo Lenin al triunfar la revolución de octubre / noviembre de 1917: “la tarea recién comienza”. Una Cristina que pueda comprometerse aún más con el problema de la tierra y la vivienda, el gatillo fácil, la mortalidad por abortos en las clases bajas, el trabajo en negro, democratizar el Poder Judicial, repensar el sistema universitario, regular la salud privatizada, encuadrar a los formadores de precio y un largo etcétera de pendientes que se encuentran en el camino de la Patria liberada. (Agencia Paco Urondo)

jueves, 30 de diciembre de 2010

SALUDO DE FIN DE AÑO. PRESIDENTA CRISTINA FERNÁNDEZ KIRCHNER

Dilma Rouseff invitó a 11 ex compañeras de celda

Las guerrilleras que compartieron la prisión con la presidente electa de Brasildurante la última dictadura militar son invitadas de honor a la toma de posesión enPlanalto

Todas ellas estaban presas en la "Torre de la Doncellas", como se llamaba elconjunto de celdas ubicadas en la parte superior de la cárcel de mujeres de Tiradentes, en San Pablo. Allí terminaban los presos políticos después de haber pasado por los centros de tortura.

Entre las invitadas, que también asistirán a la fiesta post asunción en el Ministerio de Relaciones Exteriores, está la economista María Lucía Urban, que llegó a la prisión embarazada.

Según relató la socióloga Lenira Machado para O'Globo, otra ex guerrillera y encargada de hacer las invitaciones a las ex presas de Tiradentes, Rousseff y Urban "tenían una relación muy fuerte que se mantuvo en el tiempo".

La vida de la presidente electa de Brasil no fue fácil. Militó en grupos guerrilleros en los que ocupó puestos de alta responsabilidad. Primero lo hizo en la Vanguardia Armada Revolucionaria Palmares y después en el Comando de Liberación Nacional. Ambas organizaciones enfrentaban a la dictadura brasileña que terminó recién en 1985.

Fue detenida en 1970 y sufrió largas sesiones de tortura durante 22 días. Su cautiverio se prolongó por tres años. La llamaban StelaLuisa o Vanda, pero de su actividad durante la época, o sobre las torturas, no revela demasiados datos, "nadie sale de eso sin marcas", se limitó a definir en declaraciones para la revista brasileña Piauí.

Su llegada al Palácio do Planalto es un orgullo para sus compañeras de celda, incluso para aquellas que no militaron en las mismas agrupaciones. "Estábamos en diferentes organizaciones, pero nos encontramos en el mismo lugar. Esa prisión nos unió", aseguróRita Sipahi, que militaba en Acción Popular.

Lenira Machado declaró que tanto ella como Rousseff estaban de acuerdo con la lucha armada, "pero no como una simple aventura, sino para la formación de cuadros políticos". La socióloga fue torturada antes de llegar a la prisión de San Pablo y en 2008 reconoció públicamente y denunció a su torturador.

"No tengo postura feminista, pero es una victoria que una mujer sea presidenteNi en mis sueños más descabellados imaginé que alguien que viniera de la lucha armada algún día dirigiría el país", admitió.

La periodista Rose Nogueira pasó varios meses en la cárcel y tiene muchosrecuerdos de Dilma. "En ese entonces tenía una fuerte presencia. Era una líder natural y un gran apoyo. Cuando comenzó a ocupar posiciones importantes en el gobierno de Lula, supe que llegaría a la presidencia de Brasil", afirmó.

Las otras compañeras de prisión que también estarán presentes en la ceremonia del 1º de enero son las arquitectas Yvonne Macedo y Maristela Scofield, la uruguaya María Cristina de Castro, la psicóloga María Lucía Salvia Coelho, Eugenia Francisca Soares y las hermanas Iara e Ieda de Seixas.

fuente 
http://america.infobae.com/notas/16541-Dilma-Rouseff-invito-a-11-ex-companeras-de-celda


NELDO FRAYE: "voy a visitar a Nestor, es un sentimiento fuerte..."

El Cro. Neldo Fraye tomó la decisión de ir hasta Rio Gallegos a visitar a Nestor Kirchner en su descanso, y nos cuenta el porque  ....


video

ANADig, Córdoba Capital, Sergio Pindo




miércoles, 29 de diciembre de 2010

La paloma de Duhalde

Por Sandra Russo
Cuando Eduardo Duhalde llegó a presidente, después del verano ardiente del 2002, puso orden. Su llegada al poder fue la consecuencia de una escena de la que él fue un constructor. No sólo por haber fogoneado los saqueos en el conurbano para darle un empujón a De la Rúa (que por otra parte se hubiera ido igual con sus 39 muertos en la conciencia), sino desde antes, sobre todo desde antes. Duhalde ayudó a construir esa escena también por haber sido uno de los principales protagonistas de las políticas neoliberales que implantó el menemato. Cuando se reformó el Estado por ley, cuando se lo achicó, cuando se decidió trasladar al poder económico, al mercado, la brújula de la democracia, Duhalde era vicepresidente. De modo que cuando llegó a presidente también puso orden en lo que había colaborado a gestar, ese Conurbano que era una brasa de rabia contenida, la trampa cazabobos para los excluidos de todo el país. Lo que antes habían sido las villas de emergencia quedaron congeladas en la pobreza estructural. Desde pueblos fantasma del interior, ya devastados por las privatizaciones generalizadas, llegaban los desesperados. Pero nunca pudieron ingresar, sólo asentarse.

Si Menem era la versión un poco libertina del paisaje neoliberal, Duhalde fue siempre la versión cuáquera, la que podía sostener un hombre casado con Chiche. Menem declaró el sorprendente “Día del Niño No Nacido” para hacer rosca con el Vaticano, pero ahí salió poco después su ex esposa, a la que había echado de Olivos, relatando el viejo y doloroso recuerdo de un aborto. Menem inflaba su fama de mujeriego y coqueteaba con las divas de la televisión. Mirtha Legrand le decía: “Las mujeres se vuelven locas por usted” y él se reía, cachondo, mientras una decena de actrices y vedettes se jactaban de visitarlo en privado.

Los Duhalde siempre fueron otra cosa. Pareja estable, vida en familia, hija con vocación religiosa, rectitud. Boliches que cerraban a las tres de la mañana. Padres al tanto de dónde están sus hijos pero no por onda, por sospecha. Sospechar lo oscuro del otro es inherente a esa subjetividad que hace pie en la “rectitud”: por eso en el reciente debate sobre la Ley de Matrimonio Igualitario, Chiche se preguntaba si no empezarían casándose personas del mismo sexo para después habilitar otras yuntas muy raras, de tío con sobrina, por ejemplo. A este tipo de gente se le pasan cosas muy rebuscadas por la cabeza.

Georges Bataille decía que no hay peor perversión que la abstinencia–, y aclaró que lo escribió con vuelo poético, para que no se malentienda. Pero es que el abstinente de experiencias, de impulsos, de deseo, generalmente está enojado. La gente muy recta tiene cara de culo.

Hay en esa pulsión que luego derivará en la mano dura una predisposición al control. Políticamente, eso recorre una zona social que es a la vez una zona individual, el área privada del miedo. Eso está presente en cada uno, basta escuchar lo que dicen los automovilistas embotellados en Buenos Aires y que son la larga nota que se ve todas las tardes en los canales de noticias: no es que uno no comprenda lo insoportable que es estar embotellado porque las calles están cortadas por protestas. No pedir represión a las protestas sociales no implica estar de acuerdo con todas ellas, y mucho menos ahora, en estos días, cuando algunas parecen coreografiadas para los apetitos políticos de Duhalde. Pero entre lo insoportable, entre el mal humor o la irritación, y el “hay que matar a todos estos negros de mierda”, hay un trecho importante. Tanto, que es el que mide nuestro grado de civilización.

No son los hombres y las mujeres encerrados en sus autos los únicos o más destacados exponentes de nuestro grado de civilización. Nunca se ha asociado esa construcción mediática del automovilista como sujeto habilitado para exabruptos de todo tipo, con otros exabruptos que terminan en accidentes de tránsito. El uso obsesivo e iracundo de la bocina quizá sea el rasgo distintivo de este tipo de sujetos, que son los mismos que taponan las bocacalles cuando el semáforo ya está rojo, y cortan la circulación en las esquinas.

¿En qué consiste ser “civilizado”, es decir, bañado por la propia calidad de civil, sino en sublimar los instintos de ira y de violencia? Poder hablar en lugar de pegar, negociar en lugar de matar, terciar en lugar de enfrentar, es lo que nos hace humanos. Pero no es de esa civilización de la que nos habla nuestra historia. Es de otra, una que deriva de las sociedades etnocéntricas que brillaron en el siglo XIX. Deriva en buena parte de la abstinencia de la reina Victoria.

En esa tradición de la rectitud, la crueldad es un ingrediente indispensable. Así fuimos colonizados y así colonizamos, despreciando, ignorando, violentando. Hay una larga tradición de representantes del orden y la rectitud de la que Duhalde se presenta tributario. Quizá por eso el candidato no ve tan mal el genocidio, o por eso no habla de genocidio y elige otros rodeos. Quizá tenga ese punto de vista por su idea de la rectitud, y porque cree que “el estilo de vida argentino” es el que había que defender de aquellos “intentos de implantar ideologías foráneas”. Esta semana fue todo un déjà vu.

La apelación a recrear la escena de los setenta, sólo caracterizada por la violencia, obliga a generar violencia. Pero es que ya todos somos más viejos, ya lo hemos visto, se ha investigado, se estudia en las escuelas, los pibes lo saben, uno se da cuenta aunque los canales de noticias cubran solamente –qué cosa– la violencia, y nunca raspen demasiado ni a Macri ni a Duhalde. Todo es obvio, menos, quizá, la cucaracha en la oreja y los gestos de pastor electrónico que ha recomendado el consultor ecuatoriano. Kosteki y Santillán no han sido dolorosos para Duhalde. Tuvo que irse del poder por esos asesinatos, pero no hubo arrepentimiento. Kosteki y Santillán fueron asesinados en el curso de una represión policial que ordenó liberar el Puente Pueyrredón. El candidato ahora defiende la represión “sin tiros”. Puede que tenga otras cosas en mente. Hay aparatos muy sofisticados de represión que no necesariamente matan, aunque si lo hacen parece un accidente, como las pistolas Tazer que Macri no pudo usar en la ciudad. El Screamer que el gobierno golpista hondureño había instalado en la puerta de la embajada de Brasil, cuando se refugió allí Manuel Zelaya, produce ultrasonidos que provocan desmayos, y emite olores tóxicos que provocan gastroenteritis y vómitos. Estos aparatos represivos son los que se empezaron a usar contra los movimientos globalifóbicos de los ’90. La pionera en usarlos fue la Organización Mundial de Comercio.

Día tras día se hacen más evidentes los fórceps con los que se quiere estimular la escena propiciatoria del orden, que es el desorden. Día tras día la paloma se queda atascada en la manga del mago, muere ahogada por las malas artes de quien pretende que la trae en son de paz.

en Página 12, colaboración Cra. Adela Guirardelli

martes, 28 de diciembre de 2010

Inauguración señal de cable INCAA TV. Cristina en video

DUHALDE: estilo Billy Graham, dice "“No tengan miedo de hablar de represión..."

Periodista
 
La elite política que a partir de 1862 organizó el Estado Nacional a imagen y semejanza de la clase dominante, también supo construir el corpus teórico de su proyecto, pese a que este tuviera aristas aberrantes.
 
Había que ver a Eduardo Duhalde lanzar su candidatura en Costa Salguero. Un enorme plasma le agigantaba la imagen. El micrófono tipo vincha permitía su desplazamiento en el escenario como si fuera el mismísimo Billy Graham. Y, además, hacía uso de un sistema de telepronter para no perder el eje de sus dichos. El resultado fue espantoso; ese hombre, en realidad, parecía el actor que lo imitaba en la Casa del Gran Hermano. Tal impresión se vio robustecida por el carácter ramplón de su discurso. Ramplón y efectista. “El país está sediento de paz” y “No tengan miedo de hablar de represión, que no es matar a nadie”, fueron sus frases sobresalientes. Luego trascendió que semejante arenga había sido fruto de un entrenamiento intensivo efectuado durante el fin de semana en su quinta de San Vicente; allí –bajo la supervisión del publicista carioca João Santana– el pensamiento proselitista del ex presidente interino fue ideado por un calificado cuarteto: Eduardo Amadeo, Carlos Campolongo, Eliseo Verón y Miguel Ángel Toma.  
El hecho en sí es sólo una muestra de la pobreza intelectual que sacude a los más destacados referentes de la derecha conservadora. 
Tal es el caso de Francisco de Narváez, cuyo ejemplo no deja de ser curioso: un acaudalado heredero que, de pronto, se obsesiona por gobernar un país sin tener una historia militante ni formación política y menos aun ideas originales. Quizás para suplir esas limitaciones haya comprado en un remate –por 140 mil dólares– la biblioteca personal de Perón y su uniforme de gala. Claro que no le va a la zaga el vicepresidente Julio Cobos, quien no tuvo pruritos en reconocer que el único texto que leyó en los últimos años es el Reglamento del Senado. 
¿Y qué decir de Mauricio Macri? Es que él es ya famoso por cometer faltas de ortografía hasta cuando habla.
Al respecto, es notable que sus más remotos antepasados ideológicos hayan sido –en el aspecto cultural– exactamente lo contrario.
En la Argentina de la segunda mitad del siglo XIX, sujetos como Santana o Jaime Durán Barba hubiesen tenido que buscar otro empleo. Lo cierto es que la elite política, que a partir de 1862 organizó desde la base el Estado nacional a imagen y semejanza de la clase dominante, también supo construir el corpus teórico de su propio proyecto, pese a que este tuviera aristas aberrantes, como la Guerra de la Triple Alianza –en la que se exterminó la población masculina del Paraguay– o la Conquista del Desierto, sobre cuya naturaleza criminal no hay mucho que agregar. Ocurre que sus hacedores fueron hombres ilustrados, como Bartolomé Mitre. De hecho –además de haber fundado el 4 de enero de 1870 el diario La Nación–, su Historia de Belgrano (1887) y los tres tomos de la Historia de San Martín (1890) son consideradas nada menos que las obras pioneras de la historiografía oficial. Pero si el pensamiento de alguien tuviera una influencia decisiva en la organización del nuevo país, ese no fue otro que Sarmiento, puesto que en la polémica sobre la civilización frente a la barbarie –planteada por él en su obra Facundo (1845)–, se forjó el modelo de nación acuñado por el sector que en 1880 condujo a la presidencia al general Julio A. Roca. Esa camada –conocida como la Generación del ’80– tuvo hombres que en una misma vida fueron escritores, políticos, militares y funcionarios. En lo social, abogaron con sumo fervor por el positivismo, bajo el lema “Orden y Progreso”. Lo primero no era sino un eufemismo referido a las condiciones de calma que –en pleno auge inmigratorio– debía imperar entre las clases bajas para así garantizar lo segundo: la concentración de la riqueza. Reflejo de ello fue la Ley de Residencia, impulsada por Miguel Cané (el autor de Juvenilia) que propiciaba la deportación de extranjeros díscolos. No menos cuestionable era la opinión de Eduardo Wilde (autor de Viajes y observaciones por mares y tierras) ante el sufragio universal: “Es la victoria de la ignorancia universal”, fueron sus exactas palabras. Entre los grandes animadores de esta corriente se destacaron, además, Joaquín V. González (gobernador de La Rioja, senador y autor de La revolución de la independencia argentina ), Eugenio Cambaceres (diputado nacional y autor de En la sangre) y Lucio V. Mansilla (diplomático, y autor de Una excursión a los indios ranqueles ). La etapa política dominada por la Generación del ’80 se extendería hasta 1916, al vencer en las elecciones de ese año a Hipólito Yrigoyen.
El paso de aquellos hombres por la Historia dejaría una pequeña anécdota que los pinta por entero. En una tarde otoñal de 1890, Mansilla visitó a Mitre en su casona de la calle San Martín al 300, y este lo recibió con un anuncio: “Lucio, acabo de terminar de traducir La Divina Comedia.”La respuesta del recién llegado fue: “¡Muy bien, don Bartolo, hay que joder a esos gringos!”
Quizás, casi 12 siglos después, la llegada de un tipo como Macri a la jefatura del gobierno porteño haya sido una tardía venganza por esa traducción.<

CIVILES CÓMPLICES:El fiscal federal de Tucumán pidió que se cite a declarar a Morales Solá

Por Gerardo Aranguren

El fiscal federal de Tucumán, Carlos Brito, le solicitó al juez federal Daniel Bejas que cite a declarar a Joaquín Morales Solá en carácter de testigo. El pedido se basó en una fotografía en la que el editorialista del diario La Nación aparece con el comandante Acdel Vilas en 1975, cuando el fallecido represor comenzaba a dar forma al denominado Operativo Independencia. 

En la citación, el funcionario también pidió que se llame a declarar al periodista Oscar Gijena, actual secretario general de la Asociación de Prensa de Tucumán, quien durante la represión inaugurada por Vilas trabajó como periodista en La Gaceta de Tucumán. Ahora, el juez deberá resolver si hace lugar o no al pedido del Ministerio Público, decisión que quedaría suspendida hasta el año que viene, una vez que finalice la feria judicial. 

La fotografía de Morales Solá fue difundida por el seminario Miradas al Sur en su edición del 5 de diciembre pasado, y fue acompañada por una nota de Eduardo Anguita, en la que señalaba que ¨según dos fuentes calificadas, el edificio al cual va a ingresar la comitiva (de Acdel Vilas) es la tenebrosa Escuelita de Famaillá", el primer centro clandestino de detención del país, donde Vilas y su sucesor Antonio Domingo Bussi utilizaron como campo de concentración para secuestrar y torturar a más de 2000 presos políticos. 

A partir de esa información y de llamados de familiares de las víctimas que leyeron la nota, la semana pasada, el fiscal Brito se presentó en el Juzgado Federal N° 1 que investiga los delitos de lesa humanidad cometidos en Tucumán. Allí le pidió al juez Bejas que cite a declarar a Morales Solá, con el objetivo de determinar si puede aportar información sobre los centros clandestinos de detención que funcionaron en esa provincia.

La foto con el entonces comandante Vilas fue capturada a fines de 1975. En ese momento Morales Solá trabajaba como periodista de La Gaceta de Tucumán y era corresponsal del diario Clarín. Se calcula que en noviembre de ese año había por lo menos 150 detenidos ilegales en la Escuelita de Famaillá. 

Según fuentes judiciales, con la citación buscan también investigar cómo funcionaba La Gaceta, el principal diario de Tucumán, para conocer qué grado de control tenían los militares sobre los medios. Allí se dinfundían datos sobre las víctimas fatales, y se cree que que gran parte de información provino del Tercer Cuerpo del Ejército, como parte de la ¨guerra psicológica¨ que después se difundió en todo el país para crear un enemigo, el subversivo.

En ese sentido, el fiscal también solicitó la declaración del periodista Oscar Gijena, quien compartió la redacción de La Gaceta con Morales Solá, para que aporte datos sobre si existió un plan para censurar o manipular la información en los medios de la provincia. En una nota de Miradas al Sur, el sindicalista señaló que ¨algunos periodistas (de La Gaceta de Tucumán), por miedo o temor a perder sus familias, publicaban todo lo que Bussi les decía en las reuniones que se realizaban en su despacho militar. Lo hacían porque no les quedaba otra¨. Sin embargo, al referirse al caso de Joaquín Morales Solá, Gijena recordó que "lejos de tener miedo, alentaban la publicación de los escritos militares, o mejor dicho, arengaban a la tropa". 

Tras la publicación de lo fotografía, Morales Solá aseguró que en el momento de la foto "tenía 25 años y estaba amenazado por la Triple A. Estaba trabajando, cubriendo un hecho, haciendo periodismo". 

El juez federal Bejas está a cargo de todas las causas por delitos de lesa humanidad en la provincia de Tucumán. Sobre el Operativo Independencia hay dos megacausas que investigan las dos etapas de la represión: el momento en el que lo comandó Acdel Vilas (desde el 5 de febrero de 1975, cuando Isabel Martínez de Perón firmó el decreto para "neutralizar y/o aniquilar el accionar de los elementos subversivos¨, hasta diciembre de ese año), y la comandancia de Antonio Domingo Bussi, desde diciembre de 1975 hasta el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, cuando el represor fue nombrado gobernador de la provincia. 

La causa, que se inició en 1983 con la vuelta de la democracia, es la más importante que sigue la justicia de Tucumán sobre delitos de lesa humanidad, ya que el caso concentra un tercio de las víctimas tucumanas de la represión ilegal.